SALESIANOS COOPERADORES

Provincia María Auxiliadora

PLAN TRIENAL 2018-2021.

 

Se inicia un nuevo trienio para la asociación de salesianos cooperadores en nuestra provincia. En palabras de nuestro querido Rector Mayor Don Ángel Fernández Artime vivimos un kairós, un tiempo propicio para nuestro servicio y nuestra comunión eclesial. Conscientes, hoy más que nunca, tras publicar y documentar nuestra historia en el libro “Con Don Bosco en el mundo” de que Dios y Don Bosco se han ido haciendo presentes en ella a través de los tiempos nos abrimos a un tiempo nuevo con nuevos desafíos, nuevos retos y la inquietud de seguir respondiendo a la llamada vocacional que nos exige respuestas para la juventud (especialmente aquella en situación de dificultad) las familias y las clases populares. 
Ha finalizado un trienio cuyos objetivos se han centrado en convertir a nuestros centros locales en comunidades fraternas, abiertas y misioneras. El balance de estos tres años ha sido enormemente positivo por cuanto en el pasado Congreso Provincial pudimos comprobar a través de las valoraciones de los consejeros locales y del informe del consejo provincial que ha existido un aumento tangible y medible de la participación asociativa, de la solidaridad económica y del sentido de pertenencia. Podemos afirmar, siempre atendiendo a matices, que nuestra asociación y sus centros han orientado su vida cotidiana a los objetivos pretendidos al inicio del trienio.
No podemos, sin embargo, dejarnos llevar por la autocomplacencia, por falsos triunfalismos o por actitudes que nos sitúen ante una nueva zona de confort asociativa. Pensar que hemos llegado a meta alguna es olvidar que estamos siempre en camino…y en nuestro PVA hay claro y marcado un camino. Así lo expresa el Estatuto de nuestra asociación en su artículo 41, la conclusión final: “Los Salesianos Cooperadores optan por compartir el camino evangélico trazado en el presente Proyecto de Vida Apostólica. Se comprometen responsablemente en este camino que lleva a la santidad: La Asociación de los Cooperadores se ha instituido para sacudir a muchos cristianos del letargo en que yacen y difundir la energía de la caridad. El Señor acompaña con la abundancia de su gracia a todos los que trabajan en el espíritu del da mihi animas, cætera tolle, haciendo el bien a la juventud y a las clases populares.”